LeanOzuna

La historia de tus ojos

Me miraste. Me miraste y de repente ya nada existía.

Estábamos completamente a solas en un infinito que tal vez no era cierto, pero he allí nuestro tiempo.

Mi corazón se aceleró con el simple movimiento de tus pestañas, a tal punto que temía que de mi pecho se escapase, y se marche contigo.

He de admitir que fuiste el instante más codiciado por el mundo. Ese instante de plenitud en el que la boca ya no habla, por quedarse muda ante tu sonrisa.

¿Cómo haré para seguir mi vida despues de haber contemplado el más hermoso paisaje natural que pueda nacer jamás tocado esta roca?

Si no podré permanecer en el camino por no volver a dibujar el contorno dentro del que se halla tu luz. La misma que deja sin aire a mi hálito más constante.

¿Pero qué decirte? Si sólo soy una persona más en este andén de ilusiones muertas; esperando a que vivas en mi almohada y que cuando duermas, sueñes con la realidad.

A fin de cuentas, quizás nunca sea el principio de un 'nosotros', por el miedo a ser desterrado del desierto, en el que deambulo divisando el oasis que se encuentra entre tus mejillas y mis labios.

¡Qué desgracia la desdicha del destino!

Pero cuando el otoño llegue y toque a tu puerta girando la perilla sin permiso de pasar, entenderé que no hay peor forma de sentirme vacío que con la llenura de mi arrepentimiento.

Y es en ese instante, en el que comienzo a escribir... la historia de tus ojos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.