Diógenes Díaz Torres

BENDICIÓN

Hola mi corazón, soy quien más te ama
sirvan estas letras para abrazarte
la frente besarte, el pelo regarte
y llevarte un cafecito a la cama.

¡ Ay amor !, la gente siempre difama
pues los envidiosos en su triste arte
no entienden que has logrado superarte
y ahora vas, donde el deber te llama.

Mas no te preocupes, cariñito
tengo argumentos para defenderte
aunque al chisme, ya le cueste creerme.

Recibes la bendición mi amorcito
cuanto quieras, Dios ha de concederte
hasta tiempo, para venir a verme.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.