juan sarmiento buelvas

UN DÍA DESPUÉS.

¡MADRE!

 

Poder estar contigo un día más,

poder regresar al amparo de tu amor

significa hacer pedazos las piedras del camino

cuando recorro ese sendero que alegremente

me conduce a visitar tu morada diariamente

con la convicción de que no es un deber ni una obligación.

es el dictado de mi voz interior que solo escucha mi corazón,

quiero que este día:

Sea otra realidad imborrable en tus recuerdos.

 

¡MADRE!

Tu que si sabes del amor que te profesan tus hijos,

porque somos frutos nacidos de una divina preñez

en la primavera de tus encantos.

 

Hoy celebro esas sabias palabras que de niño te escuché,

esa ternura que impregnaste al hogar

donde un puñado de muchachos rebeldes

aceptábamos resignados tus reglas.

No es casualidad que hoy siga teniendo la suerte

de seguir coronando tu frente con un beso verdadero

al poder todavía tenerte con nosotros.

 

Hoy me desborda la alegría de saber que soy tu hijo,

hijo de una madre llena de amor, de tantos años,

de arrugadas manos que nos lidiaron todos los días.

 

De una tez humedecida por lagrimas vertidas en noches

de vela en la sala de un hospital rezando por nuestra salud

en el diario acontecer de una vida de amor y sacrificio

con sucesos que para ti fueron tan importantes

como trascendentales.

 

Mis ojos te admiran más allá de esas canas que te poblaron

de inteligencia y conocimientos para sacarnos adelante

en lo profundo de ese amor que solo una madre

puede dar.

Haciéndolo: me empequeñezco.

Lo que por ti he hecho es insuficiente

comparado con todo tu desgaste a lo largo de

tu entrega de Madre abnegada.

 

Que si pregono a los cuatro vientos

más nunca volverá la fragancia de esa madrugada,

más nunca volverá el calor de ese día,

más nunca volverá la luz de esa noche.

en que me trajiste al mundo

en que me convertí de niño en joven,

de viento ligero en una ráfaga intrépida,

y de ráfaga en huracán,

para hoy ser sereno en una tarde de arreboles

                           al amparo de tu mirada protectora                                                             

FELICIDADES:

“MADRE AMADA”

Comentarios1

  • nelida moni

    Hermoso!!!
    Saludos
    Nélida



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.