noreaoscar

Cuenta a cuenta

Al final me di cuenta de lo difícil que resultó olvidar.
Porque cuando entre sueños quise verla, tristezas recordaba y nada más.
Entendí que enojarme era un método de evadir la realidad, y más aún, la responsabilidad que implicaba tomar su mano, bajar la cabeza y decir:"Lo siento".
Tardé mucho en saber que el querer, a su tiempo, se convierte en enojo y el amor se transforma en un olvido sofocante y cansado.
Es como viajar por el cause de un río en dirección a una rotunda agonía, con la opción de salvarse pero sin las ganas de hacerlo.
Y cuando tus decisiones por lo general son las incorrectas;
No lo entiendes, porque no han sido lo suficientemente malas como para herir a la persona que amas.
Cuando más profundo llegas y pareciera al fin cabar el abismo,
Con pico en mano cavas y cavas, esperando llegar a una gran roca irrompible y así creer que has conocido lo peor.
Las tristezas de ese lugar son unas, y los abismos son muchos, todos diferentes.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.