Santiago Miranda

Casamiento de fusiles

Farallón
pabellón de ardientes
proyectiles que emanan
esquirlas de sueños
roto el hierro que besa
mujer, te sueño de mañanas
en mis noches de bruma
me esperas/ fuera de estas inertes
rejas / una vendada cena
a luz de antorchas
sin una mesa coja y su loza
allí una silla buscando a su compañera
bien pegada a la muralla...

No dejaré
pasar la negrura a mis ojos
(no dejaré)
que (de)venga la luz de vida
y muestre todo tal cual es
(no dejaré)
el túnel del silencio
un pasaje intransitable a los pies
aquella Estigia futurista
de cajones y lechos
de tierra en la tierra
más tierra sobre ella
(mis últimas palabras se repiten como ecos
a ella, ella vuelvo)
cuencas, ríos, sangre negra
lava; cultivo de trufas y hongos
(y dejan de ser las últimas)
los tres perros mutilados o tres hilos
rabioso o tres hombres en el crucifijo
pero veré
(..las últimas..)
después de muerto
y cerraré los labios
a tu beso de fuego y muerte
(última..)
otra vez



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.