Alfredo Santino

No resistas

Te beso nunca,

te beso ahora,

te invito a robar

las últimas horas

del oscuro permisivo,

de este manto ciego,

incapaz de ser testigo,

de las genialidades

de los amantes.

No resistas es inútil,

sé que gustas simular,

pero estas rodeada toda

por mis brazos y por mí.

No me hagas esa mirada,

desorbitada, emocionada,

extrañada de lo que sabes.

Ocurrirá lo que invocaste

con sutileza de mujer. 

Tu corazón se agita, puedo sentirlo.

¿Qué tanto furor pediste al cielo,

que ahora temes sudorosa y fría

que te consuma en tu aposento?

No me culpes, no es mi culpa,

solo sigo como un lobo

el rastro de tu tímido deseo.

Pero no temas, cierra los ojos.

No mires mis colmillos afilados.

Olvida mis garras y mi rugir.

No te haré daño, ningún daño.

Yo, aunque salvaje,

también puedo ser sutil.

Cierra los ojos y relájate,

que si cometo algún rasguño

te lo curaré con mi lengua

mañana. Mañana, si acaso

despertamos, de este loco

y arriesgado sueño de amor.

 

©Alfredo Santino

Derechos de Autor reservados



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.