Mujer Nagual

Situaciones.

Quisiera saber cuan hundido estuvo tu templo

que quisiste escapar a la nobleza de tu palma

abierta como un girasol

siempre como buscando volver a encontrarse.

 

Pero de tesoros no hemos hablado

dimos a entender cuanto horror hubo

la lechuza hizo su trabajo.

 

Y yo que me levantaba todas las mañanas, corría a buscarte en el amanecer porque sabía que cruzaban los mundos, porque quizás entendía que mi intución te saludaba a esas horas donde todo dormía mientras mis piernas corrían creando algo para mientras generar otro algo de magia, no nos queria defraudar, sin dudas hasta que la Luna cambie el turno y me entregue a vos...

 

Dormía de día,

la llave cerraba esa puerta.

Feliz se echaba al nunca jamás.

 

Los sueños eran algo por lo cual caminar con cualquier semejanza a la realidad mas que coincidencia, cada astro algo decía, vagabamos como dos luciérnagas sabiendo que lo único que habia que hacer era echarse a volar un rato.

 

Alumbrarle el camino al otro,

te disponías a calentar el agua,

mientras yo te veía todo hecho de fuego.

 

Dragones en el mundo onírico de la consciencia que no escucha nadie porque tienen miedo a la locura, y yo se los dije pero tienen miedo a que esté loca.

 

Ama cuando puedas,

se abrió verde el mundo no sé que número,

Dios hizo las cosas de a partes parece.

 

Y nosotros buscando el fractal eterno que sintonice la ecuación final donde la equis es el resultado de mi voluntad consciente descubriendo en la tierra raíces más profundas aún que son ese misterio que rondo con cada palabra pues no busco abrir nada porque caminando se hace el humano...

 

o la humana manera de regar,

ese antro de estrellas,

vida terrestre.

 

Marchitas pestañas,

caen 

supuestamente de suerte.

 

Uno tiene que soplar,

por eso insisto en que el viento es bueno...

Aunque haga frio,

el temblor del magma actua.

 

Reciclar cosa por cosa,

quizás así nunca perderemos la esperanza secreta

de cuando nos miramos mientras abrimos algun túnel.

 

Nos hacemos los boludos, vos lo sabes.

peor que Alicia,

un poco mejor que el conejo.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso su preciado poema de amor amiga Nagual...
    Un placer pasar por su portal...
    Un saludo de amistad...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.