Raquel Lainez 1980

El Cantar de un Andante

Una tarde de verano llegó
con su andar muy gallardo entró.
Saco y corbata puesto tenía,
mas el aire primaveral consigo traía.

No es Don Quijote de la Mancha
tampoco tiene como escudero a Sancho Panza.
No lleva fina armadura para la embestidura
aunque tampoco lleva espada, lanza y escudo,
pero si lleva un corazón noble y puro.

De piel de Otoño, os habréis oído hablar,
muy seguro va por la vida en su andar .
Viajero infatigable es en su caminar
entre ilusiones, lágrimas y espinas va a cruzar.

¡Oh, Andante!...
por buen nombre se te conoce,
¡ahí viene Cid William!, dice el Conde.
Que de grandes victorias y fracasos pasaste
pero más valor y honor alcanzaste,
porque de sabiduría te llenaste.

Aunque lejos de su Patria está
amor por este su muerte dá.
Se rumora que en tierras extranjeras tiene allá,
dos hijos que su corazón dá
su señora madre que adora,
¡y quien sabe!, alguna doncella que añora.

Las damas del pueblo decía:
que sabor de labios finos que toque de vino sabía.
De ojos grandes y prominente,
os hace ver su alma cálida y latente.

¡Ahí va el caballero Campeador!
ha forjado su camino como un gran señor.


(Dedicado a William García)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.