YO CLAUDIO

SUAVEMENTE.

Me preguntas.

Por que esas lagrimàs en mi ojos

por que a escondidas me acompaña ese llanto 

por que bajo las sabanàs mueren mis enojos

por que bajo esa tumba frìa me llevo mi canto.

Te respondì, suavemente.

Son lagrimàs de dolor en mi silencio 

dormido al lado de un cajòn sin saber

para preguntarte cual es su color

para viajar tranquilo, sabiendo que no eh de volver.

Atràs se va quedando mi llanto

mis lagrimàs las absorben tus labios

tus manos acarician mi rostro

no me dejes vida mìa, no quiero estar solo.

Mi espiritù se queda contigo

mi alma serà tu fiel compañìa

recordaràs siempre mi beso

el beso que te hizo feliz un dìa.

No quiero que estès triste

no llores mi partida

te deseo lo mejor para ti

encuentre un nuevo amor y seas muy feliz.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.