jorge enrique mantilla

MADRE SANTA Y BENDITA

MADRE SANTA Y BENDITA!

 

Madre santa, de mirada risueña y de pupila encendida

De rostro suave que irradias ternura de amor celestial

Madre santa y bendita, de sus oraciones de cariños y besos complacidos

En su regazo, la salud se alivia con su abrazo cariñoso, su habitual ritual

 

Madre santa, mi llanto devora tu pecho maternal

Mis lágrimas, las cubre con tus besos de arrullos sentimental

Sus cantos son mis sueños, que cuidas como profesional desde el umbral

Mis travesuras son sus gritos de angustia, que arruga su delantal

 

Mujer bendita, que irradias dulzura, que extiende sus brazos sin ataduras

De su vientre me has dado la vida y de su corazón la moldura

Sensible y admirable, de sabiduría inigualable como ninguna

Con bondad y sus risas, contagias a todos, oh! qué gran dicha, eres fenomenal!

 

Madre venerable, la que nunca se olvida, ni su amor se marchita

La que nunca envejece y de sus arrugas el amor prevalece

La que extiende sus brazos y con un fuerte beso al hijo estremece

El gozo de su vida, es ver a sus hijos en su regazo, hasta que el día amanece

 

Mujer sagrada, en mis momentos gratos y difíciles su valor aparece

Se preocupa y nunca se olvida de sus hijos, el amor la fortalece

Se angustia y la ausencia, las lágrimas resbalan y la entristecen

Sus oraciones al Creador, de sus pensamientos, la fe la enaltece

 

Madre santa que diste la vida, tu glorificación y tu amor

Mi ángel guardián de niño y aún de adulto que gran honor

Incomparable amiga, de sus consejos los guardo con gran valor

Eres la luz en el horizonte de brillo de paz encantador

 

Madre mía, quiero pagarte, tus desvelos y fatigas

Tus cantos y sonrisas, tus regaños, tus llantos de tristezas de alegrías conseguidas

Quiero rodearte de flores, de besos y miles de abrazos y expresiones

Pedirle a Dios que la cuide y la riegue de bendiciones

Quiero siempre tenerla y de sus risas, mis consuelos de sus razones

Que sus intenciones sean las mías y me llenes de satisfacciones

Que sus consejos sean mis emociones y me llenes de éxitos en mis labores

Los diplomas y las medallas de mis honores sean

Su orgullo en todas mis actuaciones

Te quiero por siempre, más allá del infinito, mujer de mis amores

 

Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga, mayo 8-2016

Feliz día a todas las madres del mundo, a la mía y a todas muy en especial

Que sus bendiciones nos rieguen a todos, de dicha y mucha felicidad!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.