Carlos Yemel

Amigo, Me Salvaste de Mi temor, que creía que era mi amor.

Yemel gracias por estar aquí a mi lado fuiste mi salvación.

 

Estaba sola llorando, mis pulmones, ya no respiraban ya no sentían.

 

 

Vendo cuerpo sin alma, el corazón roto y la inteligencia agotada. Os lo dejo barato, veo que hay mucha oferta en el 

mercado, dado, que ya estoy muerta, por dentro, no siento los golpes, que me da, a nadie le importa todas me desprecían.

Decían que era mi amor estaban equivocadas, era la pesadilla echa realidad.

 

Pero apareciste Carlos. Te diste cuenta sin conocerme que me pasaba algo que tu ya viste, y odiabas,

me ayudaste, me levantaste de mi tristeza, con paciencía me diste

vida, alegría, esperanza y Sueños.

 

Gracias Amigo

 

 

 

Me asechaba un amor cruel, que tuve, y que tú fuiste el que me abrió los ojos.

Sos un buen amigo el mejor que tengo y que admiro.

Miro a ti y me veo reflejada en lo fuerte que soy ahora gracias a ti.

 

Al final, no nos acordaremos tanto, de las palabras de nuestros enemigos, sino de los silencios de nuestros amigos, tus silencios fueron mis pensamientos.

 

Te necesitaba , apareciste y me viste llorando, dudaste

pero no te fuiste, te sentaste delante mía, no eras como muchos chicos,

intuiste lo que me pasaba pero no te fuiste como hicieron todas, no fuiste cobarde en hablar conmigo,

no tartamudeaste como hicieron otras , viste mis marcas, me dijiste que no es la primera vez que ves, esas marcas y sin decirlo, vi tus ojos diciendo, se de que son no hace falta recordar.

 

No preguntaste por ellas, siendo que las había ocultado.

Pero por lo que me dijiste ya habías visto llorar a más “amigas”.

Has sido el único amigo que puedo considerar como un ¿hermano?,

(lo siento me emociono).

 

Qué suerte tuvieron tus ex, pero nunca o prácticamente nunca me has contado mucho de ellas.

 

Faltaste, a clases sabiendo, el peligro que corrías al ser expulsado, pasaste un mes entero con migo días y noches.

Haciendo que poco a poco se me olvide el demonio que me tenía atada.

Me levantaba de madrugada con pesadillas de ese cabrón, pero nunca te enfadaste cuando te llamaba a las 4 o 5 de la madrugada, entendías, por lo que pasaba, y eso que cada vez que te llamaba alguien, a esas horas, hacías oídos sordos.

Pero no conmigo, te levantabas y me relajabas, entendías, gracias amigo.

 

Tenía una vida sin amigos/a era como vivir en una isla desierta, sin agua, sin alimentos, sin luz, ni esperanza, lo peor era, que lo pasaba con el.

 

Me aconsejaste en como llevar estás situaciones, me dijiste, lo que tenía que hacer cuando me ponía la mano encima, me dijiste algo que no olvidaré,

= Ahora cuando un chico te ponga la mano encima de ti, sabrás como reaccionar,= esas palabras nunca las olvidaré.

Gracias amigo

 

Eres el único que estuviste conmigo, cuando ese perro vino a por mi, pero como si no fuera la primera vez que lo haces te pasaste por mi hermano, y lo intimidaste, lo echaste de mi vida.

Sentía una liberación indescriptible, era por primera vez en mucho tiempo que me sentía libre.

 

Mucho, muchísimo miedo tenía, al verle cuando estaba con el ,sola, al conocerte amigo, me aconsejabas que no le dejara tocarme, que razón tuviste siempre la tuviste ese encanto que todas.

Las chicas confían en ti ( será por que entiendes).

 

Te pido ahora perdón, por todo lo que pasaste, pero entiéndelo estaba sola, no se lo podía decir   a mis padres ni a mis amigas como ya dijiste no son amigas.

 

Estabas, tan convencido con cada paso y palabra que me decías, en cada paso que daba, estabas allí para alejarme de ese !hijo puta!.

 

Como dices tú - La amistad es más difícil y más rara que el amor. Por eso, hay que salvarla como sea-

 

Perdiste mucho de verdad, te lo digo mucho, y solamente por querer ayudarme.

Gracias amigo

 

 

Pensé después de ayudarme de sacarme de mi agujero de soledad

!Denunciarlo mil veces!.

Pero sabías que eso solo empeora la situación, así que me agarraste del brazo te acercaste a mi frente y me dijiste olvídalo, no empeores la situación, y con una sonrisa, te fuiste por tu camino y yo por el mío.

 

El miedo que tuve al saber que has conseguido lo que no pude, lloré me cogiste de las manos y me abrazaste me sentí más segura y relajada que en toda mi vida.

 

Lo siento Yemel por todo lo que tuviste que pasar por lo ciega que estuve por ese hijo de su grandísima puta!!!!!

Gracias amigo eres el único testigo del mal que pase.

 

¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?

 

Gracias por darme la confianza, que necesitaba no te perderé jamás.

 

Escrito por Anastasía Zarama

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios2

  • Danielgc

    Gran poesia

  • Carlos Yemel

    Gracias Danielgc, por tu comentario le ara ilusión a mi amiga



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.