LeanOzuna

Rara

Eres rara, ¿lo sabías?

Desde que comencé a conocerte, me di cuenta de que no existe otra persona como tú.

Sólo una charla me bastó para entender tu silencio. Para descubrir lo que se esconde bajo esa piel de guerrera que siempre vistes.

Cuando recorrí tu contorno con mis dedos por primera vez, el tiempo se paró y los relojes dejaron de marcar la hora.

Todo se detuvo de una manera increible, hasta mi respiración.

Y en ese instante te besé, y me devolviste el aire que me faltaba.

Soy consciente de que la pasión que tenemos, es una pasión prohibida.

Algunos dicen que lo prohibido gusta más.

No comprendía esas palabras. No hasta que te conocí.

Eres rara, ¿lo sabías?

Tan rara y tan difícil de encontrar.

Como una lágrima en un oceano.

Esa lágrima que se me escapa al mirarte con alguien más, y verte sonreír.

Siento ser un egoísta, pero quiero que todas tus sonrisas sean provocadas por mis estupideces.

O por tan sólo mirarnos fijamente y dejar que nuestros ojos se pierdan en el infinito.

Intento disimular todo lo que me causas. Pero, perdóname, me es imposible.

Si tan sólo me dieras la oportunidad que me hace falta, no te faltaría nada.

Ni a mí, ya que con tenerte, tengo todo lo que necesito.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.