huertero

Amor seco...

Encumbro mi continente

al soplo embanderado

de amor seco.

 

El sol decolora el

cerro templado.

Bruñido camino serpenteante.

Derritiéndose los deseos.

 

De tanto en tanto se

hidratan las piedras con

los aportes de los viajeros

que aporcan su indulgencia

a esta soledad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.