J.K.

Querida

Inconforme con ser parte de lo que dejaste,
querida, vivo al son de una balada triste,
escribo plegarias para que mi voz desgaste
noche negra de dolor que mi sueño viste


El día que falleciste también murió el arte,
lloró el cielo, cayó del techo su soporte,
la alegría se fue a descansar a otra parte,
quedó en medio mi saeta buscando su norte


Porque herida profunda no se olvida, querida,
no hay tiempo que consiga que ignorarte pueda,
la historia vivida no partió en tu despedida,
ni el deseo que envolvías entre sábanas de seda


Se fue tu cuerpo no tu alma, ella quedó tejida
a la mía, hilando nostalgia en la que hospeda,
en tu adiós rogué al cielo a fin de que despida
a la Luna, así en él, su puesto te lo ceda

Comentarios2

  • nelida moni

    Triste y hermoso
    Mi abrazo
    NĂ©lida

  • la cuerva

    Un tanto de pena pero es bello,
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.