EfeDeFulgor

Ibídem

Estoy siempre en el lugar donde me busques
para ti, por tu doliente paz mental
para mí, porque sabes curar lo que sea que moleste...
te he buscado tanto sin saber qué era lo que buscaba, me has hecho pontífice y creyente de tu iglesia y religión
¡ A mí ! que no creo en Dios, ni en santos ...
A mí que pocas veces he tenido fe en algo.
Ahora ejerces tu jurisdicción, haciendo irrisorio todo aquello que no seas tú;
Todo aquello que no seamos nosotros, y te agradezco haber visto en mi persona, cualidades suficientes para actuar como demonio y sin embargo, no saber ni una pizca de nada en lo absoluto..



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.