LeanOzuna

Concepto de ti

Hoy escribo describiéndote. Contando mil historias que quizás sucedan en algún momento de nuestras vidas.

Puedo contar cómo eres a la perfección, sin apenas conocerte:

Eres la vida que aún en muerte sería vida.

Estás llena de pureza, eres paz en medio de una guerra. Pero eres guerra en medio de la paz, si lastiman a los que quieres.

Te rodea la delicadeza y eres tan frágil que con un suspiro te rompes.

Guardas tu fortaleza si acaso la necesitas para momentos críticos, sin hacer caso a los que te critican.

Los que hablan de tí, sin duda envidian tu perfección.

Los que hablan de mi, saben que no puedes ocultar lo que sientes.

Los que hablan de nosotros, es porque dudan de nuestra química.

Y los que no hablan somos nosotros, porque nos perdemos con tan sólo mirarnos a los ojos.

Hablando de ojos, el café de los tuyos es el más adictivo que jamás he conocido.

Los que no lo conocen, no saben lo que es sentir el alma llena de una presencia infinita. Y aquellos que lo han vivido, se perdieron hace tiempo ya.

Eres la luz que gobierna en mi oscuridad. Tan resplandeciente, capaz de cegar con tu belleza a cualquiera que se interponga en tus metas.

Las veces que me enamoras, equivalen a tu pestañeo.

Si te miro, me provocas escalofríos y mi corazón se acelera. Imagina lo que siento si tú me miras.

Me atrapa tu simpleza, como un remolino en el que no tengo otra opción más que dejarme llevar por la corriente de tu boca.

Porque no puedo luchar contra ella.

Es demasiado para mi.

Necesito de tu cielo para escapar de mi infierno.

Así como necesitas mi calor para escapar de tu frío.

Son similitudes que chocan y se unen. Haciendo que la necesidad se transforme en debilidad.

Eres mi debilidad. Aunque a esta altura de la historia, deberías tenerlo más que claro.

Fabrico en papiroflexia los abrazos que nos damos, para recordarlos cada vez que paso de página en este cuaderno titulado "Lo que nunca te dije".

Estoy sentado en este banco de madera. Relatando un epitafio futuro dónde moriré en tus labios.

Mírame. Mírate. Y ahora dime qué es lo que piensas de nosotros.

Y mientras fabricas la respuesta a esa pregunta... yo escribo mi concepto sobre ti.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.