David Silvestre

Breves automáticos



La mitad del todo es azul,
nuestro techo de cristal
insuperable.

 

50% azul, como la mentira
en las lágrimas de sal,
o los rayos mal traducidos
del sol.

 

Nada calienta ya estas fachadas,
el humo del último cigarro
se acabó por disolver
en un giro de nube.

 

Duele, todavía duele
y lo seguirá haciendo.
Aun con la carne envejecida
y las manos temblorosas
la sombra de azul
bañará tu negra sombra.

 

 

///

La vida es ceguera sin ensayo,
un fallo en la luz
que venden la hogueras
del querer.

 

La vida es un rayo,
una breve pausa
entre nadas
y territorios
sombríos.

 

La vida es un peso
del que odiamos librarnos.

 

La vida es el mayor
de los regalos y
la conciencia
el peor de los castigos.

 

Comentarios1

  • kavanarudén

    Creativo y sugerente.
    Pequenas luces que se encienden en la medida que vienen leìdos.
    Sigamos disfrutando de ese gran regalo que es la vida misma.
    Un abrazo.
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.