Marina Villar

Espejismos del ayer

Un espejismo del ayer me acobardó.

Sin resistir, miré atrás.

Te vi volver. Quise correr.

 

Caminaba las curvas del dolor.

Envuelta en las telas

del pasado y del adiós.

 

Estática, desmemoriada

pero aún recordando los errores

estampados a fuego hiel.

 

Enjüago el llanto de mis ojos.

Espinas que erizadas se clavan

en mis manos sangrantes.

 

Un corazón herido calla.

Un beso desteñido sobre tu boca.

Un deseo encasillado se borra.

 

Te deshojas lentamente.

Me ahogo en tus silencios.

Somos música olvidada.

 

Un espejismo del ayer

sin futuro ni horizonte.

Somos mochila agobiada de cargar.

 

Dejar partir

Correr al fin

Decir adiós

 

 

 

 

 

Comentarios3

  • Monroy Gemio Pedro

    Precioso

    • Marina Villar

      Muchas gracias Pedro!
      Saludos

    • El Hombre de la Rosa

      Un hermoso poema que demuestra la sabiduría de tu mano en tus versos, estimada Marina..
      Un placer leer tus bellas letras...
      Un abrazo de amistad...
      El Hombre de la Rosa

      • Marina Villar

        Muchas gracias por tan lindas palabras Hombre de la Rosa!!!
        Cariños

      • benchy43

        Hermosos y delicados versos, amiga. Siempre es un gusto pasar por tus bellas creaciones.

        Cariños.

        Ruben.

        • Marina Villar

          Gracias Ruben!!!
          Un placer saber que estás ahí.
          Saludos



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.