Carlos Yemel

Un habrazo el que se fue de mi lado

    No estarás a mi lado, no estarás donde yo quisiera  y lo más importante donde yo te quiera.
No hay perfume de color, donde, yo quiero sentir mi dolor.

Con mis caramelos  de licor, ¿pero por que no? de olor y por que no tomármelo con mi amor.
Ese Amor que un día creía y. 

!Que por cierto es una arpía!.
¿Pero por que una arpía?

-Yo lo diré-.

Una persona ya querida, una vez me advertía, que con esa chica no me enamore,
Pero a esa querida yo ignore y finalmente llore. Por no seguir sus sabias palabras.

Daría mis mejores sonrisas, para volver al pasado y escuchar y hacer lo que una vez me dijo, y deje irse sus palabras en su aliento advirtiéndome, que pudo a ver barrado esa idiotez que dije en su momento, el cual mi tormento me deja la mente  con pensamientos, en los que yo no deseo pensar.

Y que ahora me este arrepintiendo.  

 

No estarás a mi lado por mucho tiempo, el cual yo desperdicie en sus momentos violentos.
Nunca me perdonaré y me presento ante vos para mi arrepentimiento.


¿Pero por que te vas?....

ya no te alcanzo te veo a lo lejos con mis pensamientos violentos….
cuando te pierdo en la ciudad veo mi talento orgulloso y el cual me trajo el mal, y mi mal que ahora me acompaña hasta mi final.
 
Con la multitud enloquecida y intente seguirte y pedirte perdón, pero eran tantas personas gritando y riendo que me perdí en mi idiotez. y mi tartamudez.

Y ni se percató de mi existencia en la multitud violenta…
de como poderosamente me tragaba lentamente en el cemento de mi momento, y de mi desconocimiento..
Arranque de cuajo mis pensamientos que eran como el cemento, en manos llenas que no me dejaba seguir corriendo.

Por el camino ya perdido pero.

¿por que sigo intentando lo que ya esta perdido y olvidado?.
 

Impotente desesperado…
jadeo a codazos…
Aún levantas primaveras…
aún rondas por mi cabeza…
 
Lloro, berreo
solo a ti más que a ti,
te quiero, no te olvido,
te llevan no esperan me dejan… 
me dejo no puedo,   Sucumbimos,
a la fuerte cadencia
de los hombres muertos o

¿yo era el muerto?.

 

¿ Más pobre yo o más pobres ellos?

No me acuerdo estoy vivo o muerto…
teman la carencia
de ilusiones y sueños,
rotos más tu rostro, se me va perdiendo,

 

Te fuiste con un traje negro,

blanquecina y fría como el cemento.

Duro cerebro el que no recuerdo… !ESPERA!
acabó el bullicio 
y ya no te tengo.  

 

Escrito por Carlos Yemel



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.