ALDABARAN

TUS MANOS LIMPIAS

¡Te dejaste llevar!

El cansancio pudo contigo,

siempre llena de bondad.

Decidiste que la Semana Santa

fuese nuestra semana de pasión

mas... tan generosa como siempre,

no entorpeciste ninguna procesión.

Tu ramita de olivo,

no llegó a tiempo,

no importa, tienes nueva habitación.

Como dice el sacerdote:

no es juicio, es conversación.

no es un juez, es tu Padre

El te habla con amor

pregunta por tus manos,

dices: vacías las traigo Señor.

El, infinita su misericordia

El, siempre lleno de amor

El, te dice con dulzura

limpias o sucias, eso busco yo.

Asombrada, no entiendes nada

El, te explica lentamente

el tiempo no corre ya,

tus obras en la tierra

tus desvelos y labor

calmando tempestades,

limpiando corazones

y de tanto limpias,

sin darte cuenta, tu misma,

tus manos... limpiaste ya.

Tu trabajo no fué fácil

al menos lo intentaste,

y las semillas germinarán

virtudes y buenas obras

sin darte cuenta,

brotando están.

Si alguna cayó en pedregal

no fué porque no lo intentaras

es porque algo fué mal.

Cuando el brote estaba tierno

un mal aire vino y lo secó.

No fué culpa tuya.

Tu lo hiciste todo bien.

Tus manos suaves, dulces

un día cosieron un traje

que nunca olvidaré.

Mi Madre desasistida

con vestido roto te sorprendió

y te faltó tiempo para

empezar a coser con telas nuevas

un vestido de amor.

Sus brazos te acogen ahora

bajo su manto verde esperanza

que un día tu cariño le bordó.

No te asombres Segunda,

TUS MANOS LIMPIAS están,

extiendo las mias

para ayudarte a entrar

en el reino de los cielos,

porque te lo has ganado ya.

Derechos reservados

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.