Julian Emanuel Rodriguez

acordes ulteriores de divinidad cosmica

Las almas yacen desnudas

visibles son de punta a punta

los espectros se recubren de cuerpo

para mostrarse con vivos vestidos

una daga camina por el jardin

cortando las rosas 

separando las espinas en un canasto sin fe

las calmas duermen en la oscilación

y mueren en vil reposo 

una flor muestra al ocaso perdido

mientras sueña encontrar al alba

para despertar sus pétalos

entre

barajas de seda

mirando al sudeste meridional

sin brújula 

pero con intuición precisa 

saluda al sol naciente en las vísperas 

de cemento mortal

que viene a encasillar sus raíces

en macetas que nada desprenden 

Las dalias

pintan paisajes al atardecer

mientras florecen en melodías

 cubiertas de dulces armonias

que no se diluyen en llanto

sino que se incrementan como esperanzas

esperando pasiones para alimentar

con aromas cónicos 

que despiertan sedes desiertas

y sacian sueños inconclusos

mientras aguardan el ocaso

que todo hace descansar

en una sombra infinita

de melodías tranquilas entre cantos coléricos

que se deshacen en tu aroma 

que todo hace vibrar

en acordes ulteriores de divinidad cósmica

con voces angelicales claras

y tonadas de azulejos

que entiernizan el ambiente

que me deglute en canciones

mientras las almas divagán

para unirse en vuelo

hacia el cielo de tu mirada màs preciada

como un buque 

atravesando mares calmos 

anclados en magma

y desvelo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.