huertero

Pesebre de palabras...

Piernitas, corazón y el

alma se deja en la canchita.

Pastito acolchonado de

nacientes dientes de leche.

 

 

Niños esquivando balas

chacales narcos queriéndoles

arrebatarles… su infancia.

Niños aprendiendo a ser niños

refugios de estrellados sueños.

 

 

Acurrucan las balas.

Por acá la piedad es solo

un pesebre de palabras.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.