Fernanda Larrazabal Leche

Agua y lucha

Ahora la historia es construida por

todas las personas sedientas de

proclamar su paz,

no por unos pocos letrados.

 

Ahora se escribe con pies descalzos,

con el sudor en la frente,

con el corazón ardiente de justicia.

 

Se escribe en las calles en donde

caminas bajo la cotidianeidad,

donde pregonaron luchas y muertes,

donde aún huele a libertad

y los sabores son honestos.

 

Donde gestan principios olor a

tierra húmeda, a siembra y cosecha,

a la lucha en defensa de un

símbolo sagrado, el agua.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.