J.C.R

Travesía

Era un forastero errante.

Al sur del cielo a las millas

por doquier bramante.

De pistola una alforja.

De plata y frio la hebilla.

Más no baña la mar

cuan marinero.

Y no cubre la tierra

cuan minero.

De carácter serenado,

no más que descarado.

A la derecha un cigarro,

y a la izquierda su talonario.

Además recién ganado,

pues había matado

a un herrador recién casado.

Eran buenos amantes.

¿No dije al principio que era errante?

Comentarios1

  • kavanarudén

    Un precioso poema.
    Un aventurero, un asesino o simplemente un errante en el camino.
    Un gusto pasar y leerte
    A ti un fuerte abrazo
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.