JAVIER SOLIS

CORAZÓN SECO

 

En la grisácea tarde de otoño

Cuando las hojas caen como protestando

Cuando la frigidez del viento  habla sin engaño

Una tarde la encontré

 

Sumida en el silencio, como buscando en el tiempo

Como reclamando al viento

Envuelta en mil pesares

Bañada en cruel tormento caminaba lento

 

En una primavera alegre y diáfana

Alguien con sencillez y  ternura infinita

Su amor le entregó confiado en su sonrisa

Soñando en la felicidad futura

 

Grabaron en el cielo sus nombres

Cantaron en coro sus ilusiones

Se entregaron sin reservas

Mil promesas escribieron en sus corazones

 

Un día con firmeza y frialdad pasmosa

Le dijo ella ruborosa

Que todo fue una ilusión, que nunca hubo amor

Que del sueño despertó

 

Acongojado y triste como un beodo caminó

Por mil vericuetos su vida llevó

De tanto llanto su corazón se secó

Hoy deambula solitario como una sombra.

 

Cuando ella sus ojos a la realidad abrió

Aterrada vio su error

Que con orgullo y soberbia

Había despreciado al verdadero amor.

 

Hoy camina lento y con pasos perdidos

Buscando el amor que con orgullo abandonó

Pues ése corazón que antes la amó

Hoy es como un tronco que el tiempo secó.

 Cusco, Abril del 2015



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.