Marina Villar

Ciegos, sordos, mudos

 

El planeta grita, aúlla, tiembla,

lucha a capa y espada.

No da tregua.

 

Hemos herido profunda

e impiadosamente a la natura.

Somos seres horribles

pero ni eternos ni impunes.

 

Mientras el planeta grita

tu nombre y el mío,

seguimos desafiándolo

cuan ciegos, sordos, mudos.

 

Empujamos los límites caprichosamente.

Somos seres horribles

pero ni eternos ni impunes.

 

Mientras el planeta grita

tu nombre y el mío,

los niños del futuro

pagarán nuestras culpas.

 

El planeta grita, aúlla, gime.

Lucha contra guerras frías

y sucias políticas.

 

Cuan ciegos, sordos, mudos

nos evitamos culpables

por esta eterna y perversa agonía.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.