mrbiojam

Diosa del mar

 Diosa del mar, soberana de las aguas

que entre lienzos de virgen te encubres

olas te son por cabellos, olas de azabache

que se deslizan cual cascadas sobre tus hombros

 

En tus ojos la luz de la alborada se refleja

te divisa el marinero y se enamora;

tus dientes de coral, por nariz un faro,

y el aire cálido de la tarde por aliento

 

Te vi en la tierra del tótem, tierra norteña

donde el pájaro que vuela también nada,

donde el oso hace su guarida,

y el águila erguida alza vuelo.

 

Te vi allí donde la serpiente tiene plumas,

donde el águila se posa sobre el cactus,

en tierra mística de pirámides regias,

tierra labrada donde el rey Azteca duerme.

 

Te vi en alta mar, en medio de la nada,

donde las olas salpicaban mi suspiros;

esbelta sobre una roca

rodeada de un cortejo de sirenas

 

Sonreías, como niña soñadora,

me perdí, en el hechizo de tu sonrisa.

Vestías un manto de rubíes,

y un zafiro cubrió tu cuerpo

 

¡Espera! ¿Cuál es tu nombre?

¿osas charlar con los mortales?

¿de donde eres? oh, niña hermosa

devuélveme el corazón que me has robado.

 

Vivirás en mi recuerdo, sonriente y pulcra

con tu traje de rubíes, y dientes de coral

te ansiará mi mente al caer la tarde,

al morir el sol en el horizonte y arribar la noche.

Comentarios1

  • mrbiojam

    Gracias



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.