Henry V

Amor revelado

Esa ausencia persistente convertida en  tropiezos, relaciones sórdidas, Insomnios, resentimientos, que se alimentaba  de sí misma, restando tu vitalidad, desarraigando el amor por ti  mismo; esa ausencia que   parecía haber derrotado  tu espíritu el cual se aferraba una y otra vez a salir de la penumbra, sin importar el estado laberíntico  de tu mente; esa ausencia que tomaba vida  con tu miedo, llegará el día, aunque no lo visualices, aunque no lo creas, en que se anule de tu  existencia por el simple hecho de reconocer que es tu maestro más  grande, y cuando llegue ese día, en que aceptes sus lecciones, en que revises cuantas veces rehusaste a aprender y comprendas que era una sola prueba, y aceptes que el miedo era tu único obstáculo, ese día llegará la verdadera presencia de una energía  enigmática a deshierbar tu corazón oculto, y  darás nombre a cada lección , como  la gratitud, como  la compasión y  ese poder misterioso te inundará a  través  de la mirada  de alguien  que  vivió  tu misma ausencia, y te dirá que la esperanza de encontrarte le mantuvo en pie. Esa presencia acompañará tus nostalgias de ayer para dejarlas ir juntos. Formarán un vínculo tan firme como sus anhelos, enlazarán sus energías para construir el  barco que los lleve a casa de vuelta y en el camino sabrán que el amor no era un mito sino el destino y trayecto al cual los llevó aquella ausencia, su maestro.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.