Francisco Gaitan Downs

ADIÓS, CON EL CORAZÓN DESECHO

ADIÓS, CON EL CORAZÓN DESECHO

 

El cuento es sencillo

yo sólo compré tu amor

en aquella sucia noche

donde tu cuerpo desnude

en medio del interés

y las falsas caricias que

abonaron mi triste verdad

naciendo la necesidad.

 

Me volví ingenioso

y quería a diario verte

sentía la necesidad de

oler tu cuerpo, bañarme

con mi propia lujuria

para secar mi frente

con mis manos y sentir

el olor del dinero.

  

Perdí las reglas del juego

engañando a mi corazón iluso

creyendo en tus besos

haciendo mi mundo contigo

pintando el cielo de azul

bajando las estrellas de cartón

y afirmándole a mi corazón

que nuestro amor era real.

 

Admiró tus habilidades

disfruté tu belleza

sin dudar una diosa

quien sedujo mi carencia de amor

a cambio de un valor

aunque me consume el dolor

estoy aquí admitiendo mi culpa

mi maldita derrota.

 

Aun sabiendo que no me quieres

aun sabiendo la verdad

tenía la triste necesidad  

de escucharte, de ver tus ojos

de sentir la ganas de tocar tus manos

y antes de amanecer

poder al menos abrazarte

y no dejar que mi alma muriera de frío.

 

Pero estoy aquí

sobreviviendo a tus desprecios

llorando por última vez este amor

el que yo sólo cultivé

el que me ayudo a soñar

y hoy me enseña a madurar

a desprenderme de este dolor

aunque tengo desecho el corazón.  



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.