VICTOR BUSTOS SOLA

UNA LÁGRIMA ROJA

Una lágrima en el papel,
paralizó mi pluma,
no es de tinta negra,
es de sangre roja,

espesa en contenidos,
como una leyenda,
de historias secretas,
plenamente vividas,

de mi corazón se deslizó,
es una lágrima roja,
sobre una misiva para ti,
mas no puedo continuar,

me falta valor,
muchas cosas por decir,
y fugó mi inspiración,
se refugió en el silencio,

donde mueren
los buenos deseos,
y se apretujan los
nobles sentimientos,

tantas cosas por contar,
y ninguna está,
pero recuerdo
la esencial,

“ para perdonar...
lo principal...
es saber asumir los
errores cometidos “,

y luego quizás,
no vendrá el olvido,
pero si la comprensión,
para continuar amándonos.

Victor Bustos Solavagione



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.