MEVE

Un adiós.

Se termino, ya no quiero seguir
mintiendo ni viendo como
me mientes.

Realmente fue bueno,
no lo puedo negar y hasta
en algún punto fue hermoso,
jamás lo voy a olvidar.

El asunto es simple: no somos
compatibles y somos mentirosos.
Ambos cañamos al amado
y eso nos ha destruido.

Yo me alcance a ilusionar,
pensé en darte mi corazón
e incluso quise compartir
parte de mis secretos.

Pero no debemos dañarnos,
no debemos lastimarnos,
no debemos seguir mintiéndonos.
Sé que sales con alguien mas, se que
lo haces y ahora me lo quieres ocultar.

No te puedo decir nada
puesto que todo fue aclarado
a tiempo, pero ahora que me voy,
tu tampoco puedes reprocharme
nada.

Tranquila, puedes estar tranquila.
No te maldigo, ni tampoco te veo
como enemiga. Te deseo lo mejor,
deseo que encuentres a buen hombre,
un hombre que te aprecie y te mime.

Pero lo que más deseo, es que no
lo dejes ir. Porque en este momento
por tu forma de actuar y tu poco sentimiento,
has dejado ir a alguien que te hubiera
amado sin ningún remordimiento.

Adiós, mujer que abrió el camino, adiós.

 

MEVE.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.