Laura Mutti

El legado de Dios.

Cuando me siento triste sin razón, 

recuerdo que alguien me observa,

respiro y vuelvo a pedir perdón, 

por mi mala conducta y gran torpeza.

 

No es fácil tener paciencia,

mucho menos si te asedian o inquietan,

pero de eso es que trata la fe,

en nunca perder la cabeza.  

 

Sé que tengo defectos y trato de cambiarlos,

cuando busco a Dios en el silencio,

me doy cuenta de cuánto lo siento,

no quiero herir a nadie, pero a veces gana el ego.

 

La fe me ha hecho pensar de otra manera,

me ha dado sencillez y ganas de dar gracias, 

por situaciones buenas, también malas,

y ésto es lo que hace que mi alma esté en calma.

 

Puedo pasar por momentos difíciles, 

y que parezcan nunca terminar,

pero la confianza en el Señor,

es lo que da gozo al corazón. 

 

El legado de Dios ha sido éste, 

fe; que me empuja a ser mejor,

poner la vida en las manos del Creador,

esa sí que es una gran decisión. 

Comentarios2

  • Aliciacarolinag

    "Sé que tengo defectos y trato de cambiarlos,

    cuando busco a Dios en el silencio,

    me doy cuenta de cuánto lo siento,

    no quiero herir a nadie, pero a veces gana el ego"

    Muy hermoso tu poema, me senti totalmente identificada. Saludos

    • Laura Mutti

      Muchas gracias Alicia por tu comentario. ¡Un abrazo!

    • poetalibre

      Maravilloso.....

      Un saludo compañera de letras!!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.