poetryman

PITAGORAS

Pequeños duendes que como genios

exploran la oscuridad de lo ignoto

para iluminar con lo que llaman su chispa

las tinieblas de los misterios,

tiempos de fulgor que son pagados

por inmolados toros a la orilla del mar,

la hecatombe, el fuego, la ofrenda

ante la impensable ofensa al Dios de la perfección,

por la raíz del 2 cuya irracionalidad

llevó a la muerte a los griegos toros,

el ardor del silice, la borboteante sangre

derramada para lavar la imprudencia del descubrimiento,

de la imperfección de los números,

de la rotura de la armonía de las esferas

celestes,

el terror al vacío porque sin armonía,

¿Que nos queda?

acaso la muerte sobre el arco y el compás.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.