alexander alexandria Csm

Aquella Tarde

Tú reina celeste de las ninfas, belleza de las hadas

Ángel incandescente que me cubre con sus alas

Emperadora de mis sueños y recuerdos

Esencia bendita que me alumbra con destellos

Dos almas clandestinas unidas por los sentimientos

Dos almas que vuelan libres sin importar impedimentos

Dos corazones evadiendo los tormentos

Dos corazones afrontando los lamentos

 

Aquella tarde el cielo brillo

Aquella tarde el tormento callo

Aquella tarde mi esencia voló

Aquella tarde mi corazón revivió

 

Ante un inminente suspiro la soledad se esfumo

Como un cigarrillo que el viento fumo

 

Respuesta de mis dudas corrección de mis defectos

Dueña de mi esencia y dueña de mis pensamientos

Voz de mi canto razón de mi presencia

Razón de mi vida y razón de mi ciencia

Belleza proveniente y perfección del occidente

Perfección evidente para este corazón latente

Un sueño cumplido la magia de cupido

Le doy gracias al destino por haberte cruzado en mi camino

 

Aquella tarde mi esencia brindo

Aquella tarde mi corazón revivió

Aquella tarde todo cambio

Aquella tarde mi ser te amo.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.