huertero

Al crepúsculo la noche se arruga.

Sobre esta tierra descalza,

silenciosa, se escurre

trémula la eternidad.  

 

Húmeda ira…envejeciendo

hasta transformarse

en vivo quebracho.  

 

Inquietudes furiosas

este es un rio vertiginoso

resuelto a ser caudaloso.

Urgente descendiente

del piel de barro, de uñas y

pupilas del roció maduro.  

 

Incipiente relámpago de

pájaros en el tunal, es

tapado por la sonoridad

del quebranto del maizal.

Al crepúsculo la noche se arruga.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Todos se complementa en la vida, aunque la bella poesía destaque, con entusiasmo y placer, todo el amor que la pluma pone en tus hermosas estrofas estimado Carlos Casagema...
    Un sentido placer leer tus letras...
    Un abrazo de sincera amistad...
    El Hombre de la Rosa

  • Maria Hodunok.

    Sos genial en tus letras.!!!!
    Profundas como ese río que ahora está creciendo tanto.
    Me encantaron todas tus letras Huertero. Felicitaciones.
    Abrazos argentinos.
    Mary.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.