El Corbán

EL MENDIGO

Un mendigo sentado estaba en la acera fría

Temblorosamente estiró la mano suplicante

Anciano, lleno de días

Con rostro desencajado, desaliñado

Sucio y con ropas andrajosas,

Le ofrecí un par de monedas

Y no pude evitar ver sus ojos castaños

Mi alma se quebró,

Me pregunté estremecido

¿Qué historia es esta que está varada en la acera?

¿Cuánto dolor ocultan esos ojos de parpados arrugados?

Pienso en aquel extraño

¿Dónde están los hijos?

¿Dónde la familia?

¿Dónde los amigos?

¿Dónde estoy yo?

 

El desinterés asecha en nuestra sociedad

Las lágrimas ya no conmueven

Y el cariño, cual limosnas no son otra cosa que una mera excusa

Que solo sirven para acallar nuestras negras conciencias.

¿Quién es ese mendigo?

Ese mendigo es nuestro frio mundo

Ese mendigo pausado en la ladera de la vida

No es otro desgraciado que mi inerte corazón

Detenido en la acera de la vida

Con el mendigo oculto en nuestra alma

Mucho más andrajoso que el que vi.

Comentarios4

  • Maria Hodunok.

    Hay tantos mendigos en este mundo que pasan desapercibidos, pero no sabemos las historias que les ha tocado vivir y sufrir en la vida.
    Un gran poema, poeta.
    Letras que hacen saltar lágrimas.
    *Pero son invisibles a ojos poco atentos*
    Y lamentablemente, casi todos los ojos miran para otro lado.
    FELICITACIONES.!!!!
    Saludos y bendiciones.
    Mary.

    • El Corbán

      Gracias Mary, es cierto lo que dices.
      es más fácil "mirar para otro lado"
      pero debemos hacer nuestro "granito de arena" y mirar hacía adentro de nosotros y hacer una autoevaluación de nuestra responsabilidad.
      un fuerte abrazo.

    • nelida moni

      Hoy en la cena, mi hija hablando con nosotros, dijo que su profesor les dijo que era viejo, y ella le contestó
      que había personas mayores jóvenes
      y jóvenes que eran viejos, y esto me suena parecido en el punto del alma de un mendigo, hay muchos de apariencia pudiente, y con una pobreza de alma, y otros muy pobres con una gran riqueza interior
      Saludos amigo
      Nélida

      • El Corbán

        Gracias por el comentario, es una gran verdad lo que escribes.
        no existe más grande pobreza que el pobre de alma.
        un fuerte abrazo.

      • Myriam Estrella B

        Estoy de acuerdo con Maria Hodunok cuando vemos un mendigo nos hacemos los desinteresados .
        Dios dijo amaras a tu prójimo como a ti mismo y pensamos que nuestro prójimo es nuestra familia o los vecinos que visten bien o los amigos, no nuestro prójimo es aquel mendigo el drogadicto el preso el enemigo , que merito tiene amar al que nos ama o al que esta con ropa limpia , amar es abrazar al mendigo visitar al preso perdonar al enemigo con unas monedas no limpiamos nuestra conciencia con un te quiero un abrazo si.
        muy bueno para reflexionar.
        Un abrazo y bendiciones.

        • El Corbán

          Gracias querida Myriam por el bello comentario.
          totalmente de acuerdo contigo.
          un fuerte abrazo.

        • Paloma P.P.

          Muy buenas letras para describir a los mendigos amigo. me has hecho saltar las lágrimas. Un fuerte abrazo.

          • El Corbán

            Gracias querida Paloma por el comentario.
            permiteme alabar tu empatía y tu sensibilidad.
            un fuerte abrazo.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.