Alberti Torres

Entre Campos y Hogar

 

Emprenderá el vuelo el joven ruiseñor,

Rezagado sobre un polvoriento olivar,

Vuela, vuela y vuela,

Abre solemne sus alas de par en par.

 

Bate sus alas al son del viento,

Sobrevolando viejos campos y ríos

Que forman este páramo verdoso y amarillento,

Bañado por un estruendoso alarido.

 

Silbidos forman una melodía

De la canción que canta el ruiseñor

Resonando alrededor de la campiña,

Llenándola de gracia y esplendor.

 

Volverá pronto junto a su bandada

Pasara por huestes de álamos y olivares...

Envejeciendo cada día que pasa,

Y surcando imponente los aires.

 

Colinas y valles encuentra en su viaje,

Majestuosas ondulaciones de la tierra;

Suben y bajan como una escalera,

Pero este las esquiva con ágiles virajes.

 

Llegara a su destino dentro de poco,

Vera todas las fauces conocidas,

Esos recuerdos casi olvidados

De esa lejana llana donde vivía.

 

Y al fin llega el ruiseñor a su hogar,

Después de encontrarse solo en la nada,

Soberbio viajero ya ha llegado a su morada

Dejando atrás los campos que separan su lecho de su lar.

 

Psdo: Alberti Torres

Comentarios1

  • Jeovany Mikke

    se entiende la idea y me lo imagine perfectamente mientras leia cada frase. Buenas prosas sigue así me gusto!!

    Mi saludo cordial!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.