José Esparza

Primavera

El cielo abre sus cortinas de gris color,

y el sol ilumina el árido llano.

Crecen las flores al terminar su llanto,

y su olor obliga a perder el dolor.

 

El pasto verde, color de sus ojos,

flamea por el viento que viene y se va.

El rocío de agua que la noche dejó,

por el sol, en mi corazón brillará.

 

Las nubes se alejarán y el cielo se abrirá,

Y de las profundidades del mar.. ¡Luz saldrá!

Aquella que sus ojos me conceden,

esa luz que el equinoccio nos da.

 

Esa mujer, bella como la primavera,

en estos versos descrita está.

La flor de la juventud sinónimo es de ella,

e impregnada en mi corazón siempre estará.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.