Raquel Lainez 1980

Esa, La Loca

Ahí va la loca
con su vestido blanco
y su cabello desaliñado
caminando entre flores y hierba fresca.
Ahí viene la loca
siempre con una sonrisa
al que la ve pasar.

Sí, esa es la loca
a la que no le importa
que la tachen de loca.
Sí, esa es la loca
a la que no le importa
que se rían de ella
cuando habla con las flores y los pájaros,
la que acaricia con su cabello el viento
la que puede dormir entre sus brazos la luna llena
esa, que se deja mojar cuando llueve
esa… la magnifica loca.

¡Oh, divina locura!,
que estas entre la realidad y fantasía,
llena de sueños,
llena de gozo,
llena de deseo,

llena de todo.

¿Quién es esa loca?- se preguntan muchos
Cuenta la historia
que la loca se enloqueció
con el primer amor,
Amor a la vida
Amor a la naturaleza
Amor al alma
Amor al hombre
Amor al amor

De esos amores que poca gente tiene,
porque la avaricia la ciega
la ambición la envuelve
el egoísmo la encarna.

¡Que dicha tener la locura!
Yo quiero ser esa loca,
la que crea el agua con sus manos
la que besa la desdicha y la cura
la que con una lágrima crea pan
esa alma pura, que es la loca.

¡Que dicha ser esa loca!... Si la locura se contagiara.

Comentarios1

  • Sandra Guiastrennec

    Bello poema.
    Me encantaria ser ├ęsa loca.
    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.