huertero

La Inundación...

La estrella más apetecida

por el obraje; aquí es otoño

aún está desperezándose.

Este rocío indómito va quebrando

los arroyos, despertamos entre botes y

abrazos de azúcar.

El rugir del río Paraná derriba

lo que construyo el jornal diario.

Se encienden las metálicas luciérnagas

al oscurecerse el día, se vuelve

andariego el rezo ante el temporal.

Se anda chamuscando el alma.

Se anda chacarereando de solo ser.

Pa´ no dejar de ser se golpean

las manos pa´ sentirse vivo.

Solo queda soñar con el viento bayoneta,

despanzar las nubes y la luna

mostrando el camino aguado.

Solo queda soñar con la señora esperanza.

Estas noches son de tambor, el llorisquear de

las madres amamantando sus changos.

Pa' que se forje la esperanza

el ESTADO debe intervenir.

Crujen los huesos del mal dormir.

Los ojos lacrimosos lejos el almíbar

sonido de los zorzales.

Tanta agua y sedientos corazones

de tanto esperar.

La estrella más apetecida

por el obraje; aquí es otoño

aún está desperezándose.

Comentarios3

  • carina zanchetta

    Muy lindo ese estilo de contar, me gustó mucho!! cariños Carina

  • EfeDeFulgor

    "Tanta agua y sedientos corazones
    de tanto esperar."
    que lindas palabras, amigo !
    Saludos cordiales desde México

  • Marah

    Una inundación para un bello poema
    Logras metáforas impresionantes que cautivan al lector. Ha sido un placer la lectura, gracias por compartir, amigo

    Un abrazo poético



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.