Dogen

Extracto de una noche más en vela

Translúcida,

con los pechos desnudos

en sincronía con el tiempo

y una luciérnaga en mi dedo

adentrándose en el templo

de tus piernas,

¡Oh ambrosía pagana

y deleite eterno!

Híspidos trazos de placer

que convergen en tu ombligo

y mecen con ternura

la sinuosidad de tu cuerpo,

como un perfecto andamio

para el mural prohibido

de tus senos.

Vertiente de néctar

que crean olas con tus labios,

doblegando esta voluntad de amar

y de tenerte como mía para siempre,

si aun por ello sufra el terrible sino

de morir temprano,

pero el divino premio

de en cada muerte

soñar contigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.