h b k

Triste condenado

Cansado va…                  

ese pobre condenado,       

con pasos lentos                  

y sinceramente cojeando,

triste la realidad             

del pobre condenado

encerrado con candado       

en su propio condado        

¿A dónde ira?                     

Es difícil saber,               

¿por dónde está?             

Esta por caer,                     

ese triste condenado         

que andaba enamorado            

de su misma sangre         

pero con el color diferente

de la sonrisa de siempre       

con el alma asustado         

y la pierna algo cansado

¿Por qué se va?                

Eso quisiera saber             

tal vez a buscar                   

a su primavera mujer.

(hbk)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.