Dogen

Silencio

Este tu juego,

tu reino de hielo,

tus notas tristes de melodía ártica

que crean ese tu aliento puntiagudo.

Son esos tus ojos que esperan al amor

y esperan,

abiertos

sin volverse dentro.

Este silencio tuyo que miente,

que no habla de mi ni de ti,

ni de ambos,

viaja en brazos

porque tu amor no anda enamorado.

Es este mi silencio

que se enreda en tus cabellos

y penetra tu blanca piel,

translúcida,

es este silencio que habitamos

perfecto,

donde flotamos al vaivén del pensamiento,

donde podemos andar solos.

Es este silencio que habitamos,

callar de tu boca

porque no hay palabras para el beso,

Ése tu espacio de ojos sin contacto,

donde no existe el tiempo

ni el anhelo de amarnos.

Es este silencio el llanto perpetuo,

el amor que te habla siempre

a esos oídos tuyos que duermen

y mueren;

que sueñan sin ser molestados.

No hablan tus manos, tu cuerpo

y nada en ti...

Ésa tu sonrisa,

tus campos eternos,

callados...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.