Andrea Leon Hdez

Carta II

Se ha escondido tras una serie de actitudes,

objetivos, rotos

y de sus valores

queda la eterna marca de lo que algún día fue.

 

La piel, acerba

el recuerdo del tacto puro ha quedado abstruso,

se funde en un amplexo junto a sus peores despedidas.

 

Ha quedado aprisionada

entre sus mayores deseos,

sus peores miedos;

esta vez,

la salida fácil,

una constante huída a los compromisos rotos,

siempre armífera,

un contra ataque constante en una manifestación pacífica,

ella se asusta,

huye y hace lo que mejor sabe,

aparentar y engañarse.

 

Su complejidad,

la honestidad biforme

si de honestidad se llena,

probablemente le romperán

dijo, tranquila y temerosa.

 

Sólo queda el tiempo,

le demuestre que su ser no se encuentra cadente,

al final del día

es a sí misma lo único que tiene.

Qué el universo y todas las divinidades le ayuden

que la sabiduría no perezca en ella

como ha perecido su gran valor.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.