Aviador nocturno

Bata

besarte siempre quiero

y con todas mis ganas

hasta que las sombras del mundo

ya no nos cubran más

 

nuestro tiempo teñido

amor nos grita basta

y hay una cobarde lágrima

hecha de aras que estallarán

 

sin embargo yo no pierdo

este vuelo de esperanza

que en las noches tardías

me lleva hacia ti

 

concédele dos globos

y una cómplice espalda

mis sentidos no limites

desátalos déjame sin voz

 

acalla con tu silencio

del orgullo las pisadas

y toda otra noxa

que nos fracturó

tantos besos en la cara

 

termina con reflejos

en mi ventana faltan

un pacto con  tu sol

y tú…

 

llegando enamorada

sin anclas ni zapatos

y sin esa bata

que no me deja enloquecer



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.