gaston campano

/// RINCÖN SENIL /// AYER LA VÍ /// CONTINUO Y FINAL ///

 

Ayer la volví a ver.

Tanto había recorrido

que mi caminar fue interrumpido

en pleno afán por encontrarlo

porque era la pareja del detenido

culpas debes tener

y sin pensar lo que es

tuve que pagar la inocencia,

con un precio excesivo

por encontrar a mi marido

la vida solo pensando

no se si maldecir

o gritar mi desventura,

me siento un tanto valiente,

ya puedo mirar a la gente

pero estoy viviendo cobardemente.

 

Él resumió su vida

en este escrito presente

 

Era alta pelo claro

una tormenta viviente

su mirada penetrante

algo suave, sugerente

fue la bailarina celeste

con traje de muselina

se destacó por lo fina.

Alegre era su vida

y en la mitad mas querida

al cumplir esos dieciochos

según dijeron eran

esos años sospechosos.

Y..desapareció dejando

una estela de rumores.

Tal vez ocho años después

como una sombra viviente

se pasea con pelo cano

ajada entre la gente

sin decir nada de nada

por no remover heridas

que la tienen casi muerta

vagando en esta vida.

 

 

Este escrito ya publicado  es el compendio de la historia verdadera.

Comentarios6

  • Dulce

    La vida pasa y los recuerdos quedan, poder convivir con el dolor o salir de él es lo que nos da la oportunidad de vivir en paz, agradezco la lectura de toda experiencia se aprende, saludos Gastón

    • gaston campano

      Esa historia sucedió en mi país lamentablemente los costos son muy altos.
      Un abrazo para agradecer tu continuidad en la lectura comentada.

    • rosamaritza

      Gracias por compartir mi querido Gaston cosas que pasan en la vida experiencias cada dìa unas buenas otras no tanto
      cariños rosamary

      • gaston campano

        Uno se impacta cuando sabe estas historias,ya que le sucedió a una amiga de antaños, cuando, tuvimos los años negros en este país, lamentable lo malo que el dolor siempre estará presente, por mucho que algunos de los desalmados estén recluídos,
        un abrazo con mucha simpatía.

      • Maria Hodunok.

        Triste final Gastón.
        Pero resultaste ser un escritor fabuloso.
        Sos poeta de verdad amigo.
        Va mi admiración a tus letras.
        Cariños del alma.
        Mary.

        • gaston campano

          Mary no me regales tanto que no merezco, me cuesta asumir tus dichos, dejame como alguién que tiene la suerte en poner las letra s mas omenos en su lugar, un beso para agradecerte.

        • Elenas

          tremendo tu escrito y bellisimo
          eres genial poeta,
          Elena

          • gaston campano

            No merezco tanto halago, las vivencias son las que nos dan la inspiración, un abrazo caluroso.

          • Diluz

            Hola Gastón! justo te iba a comentar que me parecía haberlo leído ya, y a la vez veo que tu mismo nos informas de eso. Bueno, fue igualmente un gusto volver a leerlos, es una historia de vida con ese dolor que lo hace necesario, lo que ya no se puede remediar por sucedido, pero que a la vez nos ayuda a continuar apendiendo de lo vivido.
            Mi cariño para ti
            *Diluz

          • gaston campano

            Te das cuenta lo ordenadito que soy, si era el final de la historia, mira que a mi me afectó mucho imagínate que esto sucedio el año 1974, solo tenía la idea y quise ponerla en contexto, gracias por llegar a mi cuaderno.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.