Dcito

Tempestad

Imagen nefasta
del corazón roído
de un ruiseñor
que canta el último sonido
del instante
de las formas y las
cosas que nunca fueron,
o fueron como el miedo
en la noche de verano
que llueve y truena
como la voz del supremo Señor
de los altos montes
de la última Esperanza.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.