Jared-Martim

Agua Salina

Salina es la  diáfana agua que bebo

en lo  inhóspito de mi alma encadenada

quiero  decirte que mi vida a ti debo

y aunque la sabia de tu cuerpo pruebo

por la  distancia esta queda flagelada.

 

Entras  primitiva en mis  pupilas

no salgas de ellas  quiero ser cautivo

así soñarte  en guerras esquivas

deseo ser esclavo, un prisionero furtivo

mirar a través de épocas tranquilas

triste  lugar donde en soledad vivo

y en el sobrevive el recuerdo fantasmal

 tus labios, tu cuerpo, ese algo quimeral.

 

Poder abrazarte el más grande anhelo

no me lo quites esfinge sedentaria

porque este amor lo guardo con celo

escrito en sangre con mi pluma lapidaria

como errante nómada pido al cielo

el deseo de una vida milenaria

si cumplís tu parte podre pedirle

permiso al divino y por siempre amarle.

 

Serás acaso doncella el porvenir

que a los navegantes tanto  ha faltado

si en lo difícil,  mareas ganas al venir

dime tú;  sirena ¿acaso podrás confundir

al mortal que por siempre te  asediado?.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.