Humberto Velasquez

Ayer

No es posible que las mechas de tu pelo, 
se hayan confundido hoy,
si ayer las recogí y las deje alineadas.

Ayer me hiciste parte,
y hoy me fui por el desagüe.

Ayer hubo el postre, 
y de él, un corazón anegado.
Hoy talvez el viento estuvo a la ligera,
tal vez solo intenta atraparme.

Ayer quise ser tuyo,
hoy también, 
solo es que el reloj siguiera oscilando,
sin pensar que intenta hacer lo correcto.

 

 

Humberto Velasquez Jiménez

1/Marzo/2016

4:09 p.m.

Comentarios1

  • nellycastell

    Mientras que prevalece el deseo todo no está perdido, muy buenas letras, un abrazo muchacho.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.