Miguel236

Para volver a verte

Yo, mientras resbalo en el cieno

De tu olvido, al intentar lánguido

Catar tu silencio y tu amor cándido

Entre el impío fango me sereno

 

Nosotros, fingimos depurar una lluvia

Frente a gotas ansiosas de lo taciturno

Y buscar entre esas lágrimas, una rubia

Gota y en las mismas un beso nocturno

 

Aquellas, verdes y fulgentes del pasto

Hierbas veniales, testigos de un sombrío,

A falta de lozanía, un amor nefasto

Claudicando ante un vendaval vacío

 

Tú, náyade con temor de compasión

Al corriente aire de alas de hadas

Que impulsan a mi endeble espada

Hacia tu coraza y vigoroso blasón   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.